23 de abril de 2014

Irlanda (1601), la expedición de Juan del Águila

Hacia el año 1600, España se encontraba en el apogeo de su poder.

Sus posesiones en Flandes, América, Filipinas, parte de Italia, Norte de África, Portugal, etc. hacían de la Monarquía Católica el reino más poderoso de su tiempo.

De los muchos enemigos que España se había creado, destacaba Inglaterra. En la sombra, alentaba y financiaba hombres y armas a los protestantes y apoyaba la piratería contra las posesiones españolas.

Pero Inglaterra tenía un punto débil: Irlanda.
Desde el siglo XII, los normandos habían ocupado parte de la isla, y recurrentemente se habían producido revueltas irlandesas para intentar liberarse del yugo inglés. Tras el fracaso de La Armada 'Invencible' (1588), fue necesario esperar hasta 1601 para intentar otra invasión.

A finales de año, fue el maestre de campo Juan del Águila con 3.500 hombres con la misión de tomar un puerto y ayudar a los irlandeses a combatir a sus opresores ingleses.

Desde la ciudad del Kinsale (1601-1602) nos envían el mensaje de recordar su gesta, sus penurias y sobre todo, su valor: Cuenta lo que fuimos.

Fuente:

22 de abril de 2014

'Vikings' (History Channel), de Suecia a Irlanda

'Vikings' es una aventura llena de batallas brutales y sangre, pero también es una historia sobre la familia y la amistad.

Esta producción transporta al espectador al mundo lleno de brutalidad de Ragnar Lothbrok, un legendario guerrero que personifica en sí mismo la rica tradición de la mitología nórdica, se lanza a las aventuras que caracterizaron al pueblo vikingo, conocidos por explorar costas y territorios lejanos.

El conflicto estalla cuando Ragnar decide, junto a su amigo Floki, llevar a cabo la construcción de unos nuevos barcos capaces de conquistar los siempre imprevisibles mares del norte La serie, producida por History Channel, está creada por Michael Hirst, guionista inglés responsable de 'Los Tudor'.

En el reparto también intervienen Katheryn Winnick como Lagertha, la esposa de Ragnar; Jessalyn Gilsig como Siggy, la mujer del conde; George Blagden como Athelstan, un joven monje cristiano capturado por Ragnar en Inglaterra; y Clive Standen como Rollo, el impulsivo hermano de Ragnar.

Fuente:

15 de abril de 2014

Kinsale (1602), los tercios españoles en Irlanda

Apenas habían pasado catorce años desde La Armada 'Invencible' (1588), cuando fue necesario lanzar otro ataque sobre Inglaterra, otro desembarco.

Para ello se decidió prestar ayuda a la siempre aliada Irlanda, enemiga acérrima de Inglaterra. Sobre el papel el plan parecía perfecto: los hombres de los tercios españoles eran invencibles en el campo de batalla, su espíritu y valor indomables, su resistencia infinita y su moral alta.

Sin embargo, la realidad superaría las expectativas: aquellos hombres, considerados por sus superiores como héroes mitológicos pero tratados como mendigos por la falta de medios y dinero, padecieron hambre, frío y enfermedades en un territorio hostil, asediados en la pequeña localidad de Kinsale por una fuerza inglesa que les triplicaba en número, sin posibilidad de escapatoria.

Cuando a principios de enero de 1602 un ejército proveniente del norte de Irlanda alcanzó las cercanías de Kinsale con la intención de romper el cerco y socorrer a los españoles, ambos bandos comprendieron que aquello que se dirimiría en el campo de batalla era mucho más que el rescate de la guarnición, el futuro de la expedición y de la propia Irlanda estaban en juego.

Aquel 3 de enero 1602 la Fortuna iba a sonreír a un solo bando...
Que el lector retroceda en el tiempo y se sumerja en las nieblas de la Historia para conocer el destino de los valientes hombres de la expedición a Irlanda.

Fuente

14 de abril de 2014

La Batalla de Kinsale (1602)

Kinsale, sur de Irlanda (1601-1602).

Ese año, 3.500 españoles fueron enviados al confín del mundo conocido, a la lejana e ignota Irlanda.

El maestre de campo Juan del Águila tenía por misión asegurar un puerto y ayudar a los clanes irlandeses que se habían rebelado contra la reina Isabel I de Inglaterra.

Hasta ese momento, la isla era prácticamente desconocida para la mayoría de aquellos hombres, puesto que tan solo un puñado de marinos gallegos, cántabros y vascos había recabado en sus puertos del sur.

El interior era un misterio esmeralda, de brumas y caudalosos ríos, poblado por montaraces guerreros, llamados "salvajes" por ingleses y españoles.

El joven Felipe III, deseoso de emular las glorias de su padre Felipe II, había emprendido aquella expedición con el objetivo de asegurarse unas bases en la retaguardia inglesa con las que hostigar a la reina Isabel y desviar la presión que ésta ejercía sobre el comercio con las Indias y el apoyo a los rebeldes holandeses.

Fuente: