30 de abril de 2015

Oliver Cromwell (1599-1658), el tirano de Irlanda

Oliver Cromwell (1599-1658), diputado del Parlamento inglés en el momento en que éste está enfrentado al rey por problemas políticos y religiosos.

Defendió con éxito la ideología puritana y atacó el episcopalismo, formando parte del llamado Parlamento Largo (1640).

Su habilidad política le atrajo partidarios independientes, como Nye y Goodwyn, defensores de la tolerancia religiosa, anabaptistas, que postulaban una separación radical entre Iglesia-Estado, y congregacionistas, la facción puritana más extremista.

Cromwell, vencedor de varias batallas contra irlandeses y escoceses consigue acaparar todo el poder, con lo que emprende una "depuración" en el Parlamento contra sus propios miembros más críticos hacia su política revolucionaria.

La purga alcanzará hasta el mismísimo Carlos I de Inglaterra (1600-1649). En 1661, su cuerpo fue exhumado de la Abadía de Westminster y sujeto al ritual de la 'Ejecución póstuma'. El proceso tuvo lugar, de forma simbólica, el 30 de enero 1649.

La política de Cromwell fue de absoluta intolerancia hacia los territorios católicos fieles al derrocado rey, instaurando un régimen de persecución en el que, sólo en Irlanda, murió un tercio de la población obligando a tomar el exilio, bajo pena de muerte, a 34.000 irlandeses. La mayor y más triste matanza que ordenó fue tras su victoria en el Sitio de Drogheda (3-8 de septiembre 1649).

29 de abril de 2015

'Regreso a Innisfree y otros relatos irlandeses' -C. Yuste

Un mensajero del Levantamiento de Pascua (1916) empapado en whiskey, la misteriosa identidad de la más importante autora de novela erótica, el inesperado encuentro en una funeraria de Belfast en los años del plomo, una noche loca de chicas en el Temple Bar, un grupo de turistas que visita los acantilados de Moher buscando el origen de su pasión por Irlanda, un escándalo político en pleno milagro económico del Tigre Celta, el druida que soñaba con salvar Tara, el viaje de una enigmática neoyorquina buscando sus raíces en Ballydungael...

'Regreso a Innisfree y otros relatos irlandeses' es un magnífico volumen compuesto por diez relatos llenos de secretos y sorpresas donde el autor nos sumerge en la vida cotidiana de los pueblos y ciudades de la Irlanda eterna.

Fuente:

26 de abril de 2015

La batalla de Kinsale (1602), el día después

Una vez que los ingleses derrotaron a la fuerza hispano-irlandesa en la batalla de Kinsale (1602), los irlandeses tuvieron que elegir entre abandonar su país o ser ejecutados.

Cientos de hombres, mujeres y niños quedaron sin hogar por lo que pidieron asilo a España: permiso que fue concedido.

El 13 de enero 1602 con los preparativos para embarcar ya listos, los exiliados irlandeses partieron de Galway y Waterford rumbo a La Coruña y a Santiago de Compostela.

Entre los irlandeses que habían combatido valientemente y que ahora veían desaparecer su casa desde un barco se encontraba el general O'Donnell que había conseguido escapar de Castlehaven el 6 de enero y que sería recibido con honores el 14 de enero cuando arribó a las costas gallegas con los suyos.

Lo primero que hizo fue "visitar la Torre de Betanzos donde, de acuerdo con las leyendas bárdicas, los Hijos de Milesius partieron hacia la isla del Destino [Irlanda]".

En 1603, los irlandeses del Clan O'Sullivan fundaron en Santiago de Compostela un colegio irlandés para educar a sus hijos ayudados fraternalmente por españoles que crearon lazos de amistad muy fuertes con los irlandeses.

Prueba de ello es que en 1606, el abad del convento, Franciscano de Santiago de Compostela partiría hacía Irlanda para ser nombrado Arzobispo de Dublín de manera extraordinaria.

En 1992, durante el 390.º Aniversario de la ayuda española a Irlanda, el ganador de un Grammy Bill Whelan -célebre compositor de Riverdance-, trajo consigo a los mejores músicos de toda Irlanda y Galicia tocando la sinfonía que había compuesto titulada 'From Kinsale to Coruña'.

Como dicen los irlandeses, "El 14 de enero 1602, el día en el que el general O'Donnell llegó a Galicia, debe recordarnos las vidas de aquellos numerosos gallegos que dieron su vida en Kinsale luchando junto a los irlandeses".

25 de abril de 2015

Kinsale. El socorro español a Irlanda (1601-1602)

El 8 de agosto 1601, el monarca español Felipe III (1578-1621) cursaba desde Valladolid una orden de trascendental importancia para la Historia de Irlanda, al permitir la salida de una flota española que esperaba amarrada su destino en el puerto de Lisboa.

El 2 de septiembre, 33 navíos y cerca de 4.500 españoles que componían el grueso de esta Armada, salían a mar abierto y ponían rumbo N-NE con destino Irlanda.

Un mes mas tarde, el 1 de octubre, los españoles desembarcaban en Kinsale (Co. Cork), una pequeña población marítima del sur de Irlanda.

Al día siguiente, y sin encontrar resistencia por parte de la guarnición inglesa, el comandante en jefe de la infantería, el maestre de campo español don Juan del Águila, inició el desembarco de sus tropas.

Era la primera vez, después de tantos intentos frustrados bajo el reinado español anterior (Armada española, 1588), que España lograba tomar tierra con un destacamento militar de cierta importancia en las Islas Británicas.

Fuente:

19 de abril de 2015

'La Grande y Felicísima Armada' (8 de agosto 1588)

"Sucedió en septiembre del año del Señor de 1588, fecha en la que miles de casas se vistieron de luto en España, pues no hubo hogar, ya fuese noble o plebeyo, que no tuviese que lamentar la muerte de uno de los suyos.

Y yo no puedo olvidarlo, pues fui testigo de todo ello, lo vi con mis propios ojos, me martiricé con los gritos de mis compañeros, padecí frío, hambre, golpes y miseria; y lo llevo grabado en la memoria por siempre...".

Si viajamos por los alrededores de Sligo, en Donegal, es fácil que nos encontremos con diversas señales que rezan 'The Cuéllar Trail' o bien 'The Spanish Armada 1588'.

En todos los casos nos llevan a puntos que nos recuerdan que los españoles fueron protagonistas de episodios épicos en aquellas tierras.

Y el capitán segoviano Francisco de Cuéllar fue uno de ellos, tal y como nos recuerda la placa de la imagen, colocada junto a las ruinas del castillo de MacClancy, a orillas del lago Melvin.

Fuente:

18 de abril de 2015

La batalla naval de Gravelinas (8 de agosto 1588)

Gravelinas, 8 de agosto 1558.

En las proximidades del castillo de proa se habían agolpado varios cuerpos. Me pareció distinguir una cara conocida entre ellos.

Me fijé algo mejor y me dio un vuelco el corazón al reconocer al pequeño de los Mendoza, con las tripas derramadas por el suelo, intentando recogérselas con cara de súplica.

Por un instante me miró y en sus ojos percibí la desesperación de quien se sabe servido para siempre, pero no quiere dejar escapar el último hálito de vida. Estuve tentado de dejar mi arcabuz y acudir en su ayuda, aunque fuera para reconfortarlo en un último instante, pero cuando volví a mirarlo había caído sobre sus propias entrañas y yacía muerto como tantos otros.

Serían las 16:00h cuando nos dimos por perdidos... Nuestra disciplina y nuestra fe se quebraron definitivamente cuando vimos que cada vez más barcos acudían a darnos guerra.

Ya no había más que hacer en aquel mar inhóspito, a la altura de Gravelinas, donde nos habían descuartizado poco a poco sin que pudiéramos más que defendernos lo mejor que nos fue dado.

Fuente:

11 de abril de 2015

Irlandeses confederados en Gettysburg (1863)

El 15 de junio 1863 los primeros soldados del Ejército de Virginia del Norte, al mando de Robert E. Lee, cruzan el Potomac a la altura de Williamsport e inician la invasión del norte.

Es un ejército sudista de 70.000 hombres. Son rebeldes y voluntarios, entre ellos hay muchos irlandeses, aunque el grueso de ellos sirve en el Ejército de la Unión.

La mayoría carece de sueldo y ha de pertrecharse por su cuenta. Es un ejército de cohesión sobresaliente que combate por el Sur. Es en su mayoría, anglosajón y protestante. Aunque hay muchos hombres que no saben leer o escribir, todos hablan inglés, no hay tropas extranjeras.

Comparten costumbres y una fe común, y se han alzado repetidamente con la victoria frente a un adversario unionista superior en número. La confianza que depositan en Lee es tan sólida como la de cualquier ejército veterano.

Avanzan despacio hacia el norte por detrás de las Blue Ridge, escondiendo sus movimientos tras las montañas...

Fuente:

5 de abril de 2015

'Ángeles asesinos' -Michael Shaara

La niebla se levanta sobre las colinas de Gettysburg, Pensilvania.

Los dos ejércitos, con centenares de irlandeses en cada bando, preparan sus líneas, listos para entablar la batalla crucial que cambió el curso de la guerra. El año es 1863, mes de julio.

Durante tres años la guerra ha enfrentado el Norte con el Sur, en una lucha desigual para decidir el destino de los Estados Unidos. El general Robert E. Lee ha entrado con el Ejército Confederado en pleno corazón del territorio enemigo, en un audaz intento de obtener una victoria decisiva.

El Ejército de la Unión se prepara para recibirle, desesperado tras una serie de derrotas. El choque se producirá en Gettysburg y pasará a la Historia como la batalla que decidió la Guerra de Secesión (1861-1865). Con más de tres millones de ejemplares vendidos, 'Ángeles asesinos' es sin duda la novela bélica por excelencia.

Una obra profundamente humana y conmovedora, un libro único e inolvidable que nos hace vivir los sueños y los sufrimientos de los participantes en la más sangrienta batalla de la Guerra de Secesión.